Muchas enfermeras hemos llegado a pensar en la posibilidad de estudiar matrona fuera de España. Esto viene dado a que cada vez somo más las enfermeras que nos presentamos a los exámenes del E.I.R y las plazas siguen siendo las mismas todos los años. Incluso están pensando en reducir el número de especialistas que salen cada año porque ya no es tan fácil encontrar trabajo de matrona como sucedía hace 6 o 7 años, cuando antes de acabar en mayo ya tenías un contrato de verano que se prolongaba en el tiempo.

Como hemos dicho son cada vez más las enfermeras que se presentan a los exámenes de especialización. En 2010 por ejemplo el número de aspirantes estaba en torno a 9.000. Sin embargo dos años después, en 2012, el número de presentados para el E.I.R. era de 90.000. Hablamos de una multiplicación por diez del número de aspirantes en tan sólo dos años.

¿Por Dónde podemos empezar?

Se trata de una  opción muy buena si el objetivo que tenemos en nuestra vida es llegar a ser matrona especialista. En España es complicado ser de las primeras en la oposición para conseguir una de las ansiadas plazas en los hospitales que dan esta formación, pero no es imposible. Requiere mucho tiempo y dedicación de estudio y para una recién titulada, con las desventajas que ello conlleva, tiene alguna que otra ventaja ya que el temario es similar al que se imparte en la diplomatura o el grado de enfermería.

España es uno de los países más complicados donde logar este objetivo, pero hay otros países europeos donde estudiar matrona, que son los países que nos interesan al convalidar los títulos con un simple papeleo, dónde resulta ser incluso más complicado como es el caso de Alemania por ejemplo.

Uno de los países con más profesionales españoles formados es Reino Unido, y más concretamente Inglaterra dónde sólo necesitas el título de enfermería, un nivel bueno de inglés y mucha suerte para que te den la opción de estudiar la especialidad es una universidad inglesa. Esta es la opción preferida para estudiar matrona fuera de España.

En Francia y Bélgica por ejemplo, se ha de estudiar el segundo grado de la universidad ya que el primero coincide con enfermería. Pero las opciones son muy bajas ya que se ha de tener un nivel perfecto de francés o incluso flamenco y holandés para algunas zonas belgas.

En Portugal se ha de cursas una post-licenciatura del grado de enfermería en alguna de las universidades que la ofertan. La entrada no es sencilla, pero el idioma portugués es muy similar al castellano, lo que nos facilita las cosas junto con la proximidad al país vecino.

Hay muchas más opciones lejanas para estudiar matrona fuera de España como en Hungría dónde se trata de un grado de 4 años en el que se pide simplemente un nivel medio de inglés ofertando muchas plazas a extranjeros. En Suecia o Noruega por ejemplo piden un año de experiencia como enfermera en algún puesto público de esos países y realizar un curso universitario de postgrado. Lo malo de estos países es que tienen idiomas muy complicados de aprender para los españoles, aunque alguna universidad imparte sus clases en inglés, lo que nos facilita las cosas.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, revise nuestra política de privacidad y aviso legal

. ACEPTAR
Aviso de cookies