¿Cuántas veces hemos oído hablar del parto respetado? Las matronas seguro que miles de veces, en convenciones, en charlas amenas con compañeras, en libros de formación de matronas…. pero la realidad es que muy pocos hospitales tienen la fama de elaborar partos respetados y ya conozco más de uno que la tiene y realmente lo que quieren son partos naturales, pero muchas veces sin escuchar a la madre que es la que debería guiar todo su parto según lo que necesite en cada momento.

Muchas de nostras hablamos de partos respetados pero la realidad es que no los hacemos. Ya sea porque muchas veces no nos lo permite el propio hospital por los protocolos que tienen estipulados o porque la situación así lo requiere. Pero lo habitual con lo que me encuentro son matronas con un patrón de trabajo que no siguen las recomendaciones de la madre en ese momento y que no nos replican porque nosotras “somos las que sabemos de esto” cuando no es así.

Cada mujer es un mundo y cada parto también lo es. Por eso cada mujer necesita una cosa u otra en cada momento de su parto y puede diferir mucho de lo que pienses tú como profesional en ese momento.

¿Por qué no preguntamos a la mujer con lo que necesita?

La Organización Mundial de la Salud elaboró una serie de normas o reglas que se deberían seguir en todos y cada uno de los partos, pero las gerencias de los hospitales hacen caso omiso a estas recomendaciones y siguen actuando con su criterio. Este criterio sigue “por tradición” tras el paso de los años y porque los profesionales del sector aprendieron así y no sienten la necesidad de cambiar las cosas…. Pero las nuevas generaciones de matronas ya vienen con otra formación y una educación diferente que las hace documentarse de las cosas y no hacer las cosas porque “así se han hecho siempre“.

Una de las cosas que más me sorprende es que todavía se prohíba a la parturienta beber pequeños sorbos de agua para mitigar la sed y la sequedad de labios. Los planes de parto no se piden de forma general y muchas veces los hospitales que los ofrecen hacen caso omiso de lo estipulado por la mujer en él y sólo deberíamos cambiar nuestra actuación si ella o el familiar que le acompaña nos lo pide o las necesidades vitales de la madre o el bebé impiden seguirlo.

Recomendaciones a seguir para realizar un parto respetado

Un parto respetado es aquel en el que se atiende a la mujer según sus necesidades. En el que se le pregunta en cada momento por lo que necesita. En el que se le informa de los porvenires del parto y de las siguientes acciones a realizar. La matrona está para acompañar a la mujer y “ayudarla” durante este proceso pero si no es necesario no se debe intervenir y en caso de hacerlo se le debe informar del porqué debe ser el personal sanitario el que va a tomar las riendas en ese momento.

Los protocolos habituales de los hospitales no permiten los partos respetados ya que tienen estipulados los tiempos de dilatación y expulsivo. También por falta de personal y de paritorios lo que obliga a agilizar la dilatación para dejar libre el box lo antes posible.

Una de las cosas positivas que he visto que ha cambiado en los últimos años ha sido que ya nunca me he encontrado hospitales (en los públicos)  en los que no se fomente el piel con piel con la madre si es posible y si no lo es, con el familiar que la acompaña.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, revise nuestra política de privacidad y aviso legal

. ACEPTAR
Aviso de cookies