Recibir la noticia de tu propio embarazo, ya sea mediante un test de embarazo o directamente en una visita ginecológica, suele ser motivo de alegría y emoción (aunque también puedes quedarte en estado de shock si no lo esperabas). ¿Cuándo es mejor decir que estás embarazada?

Una de las primeras decisiones que tienes que tomar junto a tu pareja es: ¿cuándo se lo comunicamos a todo el mundo? Con todo el mundo me refiero a la familia, a los amigos más cercanos, a tus compañeros de trabajo (incluido tu jefe/jefa), a tus vecinos, a las del súper, al de tu bar de cabecera, al del quiosco y, cómo no, a todos tus “amigos” de Facebook.

Cuando te enteras del embarazo, como normal general, estarás ya de al menos 4 semanas (una falta en tu periodo) pero el primer trimestre de embarazo es muy duro, puede que no físicamente, pero es el trimestre en el que más abortos se producen. Por esa razón, muchas parejas deciden esperar hasta la semana 12 para avisar a la gente de la gestación.

Cuando me enteré de que estaba embarazada, tuve una larga conversación con mi pareja para decidir EL MOMENTO. Él se moría de ganas de decirlo a los cuatro vientos y yo adopté una postura más conservadora. Como seguro muchas ya sabréis, el primer trimestre de embarazo es el más delicado de todos.

El día que fuimos al ginecólogo a corroborar “nuestro embarazo”, casi salgo llorando. Bueno, os lo confieso, lloré. Mi doctor me dijo que sí, que estaba embarazada, pero que es frecuente perderlo en las primeras semanas (y muchas mujeres ni se llegan a enterar de que estaban embarazadas), por lo que ahora tocaba “esperar a ver qué tal va”. Estaba de 5 semanas. Entiendo su postura pero os podéis imaginar mi reacción con todo mi arsenal de hormonas revolucionadas… Al salir fuimos a una cafetería y me dio la sensación de que tenía que esperar a abortar. Tal cual.

En aquella cafetería, mi marido no-oficial y yo empezamos a debatir acerca de cuándo es el mejor momento para decir que esperábamos un bebé. Analizamos todas posibilidades e hicimos balanza de los pros y los contras de decirlo antes o después de las dichosas 12 semanas. Hoy he decidido compartir con vosotras todo lo que tuvimos en cuenta para decir qué hacer. ¡Allá vamos!

Los Pros y los Contras de las dos opciones

Si decides comunicarlo ANTES de las 12 semanas de gestación

  • ¡Le darás una gran alegría a tu entorno más cercano! Y seguro que estarán encantados de que compartas con ellos tu embarazo desde el principio.
  • Podrás pedirte cervezas 0,0% sin miedo a que nadie cuchichee por detrás lo raro que es que de repente no le des ni un sorbo al alcohol… Y si eres fumadora, tres cuartos de lo mismo.
  • Si tienes un mal día o estás más sensible de la cuenta, nadie pensará que eres una borde. Se lo achacarás todo a las hormonas, ¡es la excusa perfecta!
  • El contra más importante es lo que os comentaba antes: debéis tener muy presente que existe una posibilidad real de que no salga adelante. Si le comunicáis a todo el mundo muy pronto vuestro embarazo, deberéis pensar en que si no va bien será un poco dramático tener que dar la mala noticia… Y tendréis que aguantar que todo el mundo os pregunte constantemente cómo estáis…

Si decides comunicarlo DESPUÉS de las 12 semanas de gestación…

  • Es posible que algún allegado se sienta ofendido por no habérselo contado antes.
  • Es posible que sientas ansiedad durante las 12 semanas por guardarte tu gran secreto.
  • En reuniones familiares o con amigos, es posible que sientas que estás mintiéndoles descaradamente (o al menos eso es lo que me pasó a mí…)
  • No podrás compartir tus sentimientos ni lo que te sucede en las primeras semanas de embarazo
  • Podrás estar más tranquila una vez superadas las 12-13 semanas de embarazo, ya que las probabilidades de sufrir un aborto espontáneo se reducen considerablemente.
  • Algo que te alegra tanto es difícil de mantener en secreto por lo que te será complicado no decir que estás embarazada.

Mi historia para decir que estás embarazada

En mi caso, lo que decidimos fue comunicárselo a los más allegados nada más enterarnos nosotros tras la primera falta (es decir, a nuestros hermanos, padres y a unos amigos íntimos). Al resto se lo dijimos a partir de la semana 13 :) Lo decidimos así porque nos moríamos de ganas de contárselo a alguien y de esta forma nos quitamos el gusanillo con la gente más cercada. Y en caso de que hubiese pasado algo, únicamente le tendríamos que haber comunicado la triste noticia a unas pocas personas… Mi conclusión es que no hay un momento mejor ni peor para decir que estas embarazada sino que cada pareja decide cuál es “su momento”.

También te digo que no oculté nunca mi embarazo, si alguien se atrevió a preguntarme por mi estado, antes de comunicarlo de forma oficial, le contesté sin ningún problema.

¡Espero que os ayude a tomar vuestra propia decisión!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra ACEPTAR

Aviso de cookies