Dicen que la recuperación del parto debería empezar antes, incluso, de quedarse embarazadas. La realidad es que hay mujeres que están en forma y quedan en forma después del parto y otras que no. Hay otras mujeres, sin embargo que se quedan más delgadas después del primer mes tras el parto que antes de quedarse embarazadas. Esto no va de peso ya que cada mujer es un mundo, sino que hablaremos del deporte en el embarazo, algo muy saludable si se realiza de forma adecuada.

Prepararse con a durante el embarazo es la mejor manera de reponerse una vez se ha dado a luz. Y no solo en cuanto a la alimentación, que debe ser equilibrada y saludable siempre, sino también con ejercicio físico.

El embarazo no es una enfermedad, así que no hay por qué parar de ejercitar el cuerpo durante este periodo. Es más, están demostrados los beneficios de practicarlo porque mejora la condición física y esto ayuda a encarar mejor el momento del parto. Y, además, ayudará a controlar la báscula, que tanto se puede disparar durante la gestación. Eso sí, cada mujer debe practicar ejercicio en función de sus características y de su embarazo.

Los tiempos cambian…

Hace unos años, el embarazo era un periodo en el que se recomendaba a la mujer descansar lo máximo posible y no hacer ningún tipo de esfuerzo. Pero los tiempos han cambiado, y, a menos que exista un riesgo médico, las mujeres embarazadas pueden y deben hacer ejercicio moderado de forma continuada, pues aporta múltiples beneficios de cara al curso del embarazo, el parto y la recuperación en el postparto.

Pero… ¿Qué deportes puede practicar una mujer embarazada? Pues según los expertos, la gestante que lo realizaba antes del embarazo, puede seguir pero disminuyendo la intensidad y espaciando la frecuencia.

¿Cómo sabemos cuándo estamos forzando el cuerpo y debemos moderar el ejercicio? Una sencilla prueba bastara para averiguarlo: lo denominan “test de hablar” y consiste en conversar mientras durante el ejercicio. Si la embarazada puede hablar sin ahogarse, entonces la intensidad será adecuada. Si tiene la lengua fuera y no puede respirar, entonces se deberá reducir la intensidad del entrenamiento. Sin embargo, las mujeres sedentarias no deben comenzar en el embarazo una actividad deportiva en la que se requiera una intensidad alta sino que debe empezar con entrenamientos suaves.

¿Qué deportes son recomendables en el embarazo?

Todo tipo de deporte en el embarazo puede ser recomendable, siempre que se sigan unas normas básicas aparte de la intensidad, de la que ya hemos hablado.

Natación

Este deporte es muy recomendable, además de ser muy cómodo tanto para la madre como para el feto. En este deporte no se sufren golpes, y el suelo pélvico no se resiente con ello. El cuerpo suspendido en el agua proporciona a la mujer una “ingravidez” que ayuda a liberar tensiones de las articulaciones. A su vez, se trata de un deporte aeróbico, lo que ayuda a quemar grasas. Siempre que la intensidad no sea demasiado alta, la natación es el deporte en el embarazo perfecto.

Pilates

Es otra de las prácticas deportivas más aconsejables para esos nueve maravillosos meses de espera hasta la llegada del bebé. Y también para después del nacimientos, pues propicia una rápida recuperación postnatal. 

El Pilates fomenta una buena postura y una mayor fuerza abdominal, corrigiendo la excesiva inclinación pélvica que se produce en el embarazo, y que suele crear dolor lumbar y problemas posturales. Además, mejora la respiración en el parto y reduce la falta de aliento durante el embarazo, incrementa la resistencia, mejora la circulación sanguínea y previene la aparición de varices y calambres en las piernas. Facilita el parto, fortaleciendo los músculos del suelo pélvico y proporcionando a la futura madre una mayor consciencia corporal para que pueda concentrarse en esa área. Ayuda a relajarse, mejora el sueño y aumenta los niveles de energía.

Paseos

Hay gente que no lo considera deporte, pero mantener el cuerpo activo es siempre un buen deporte en el embarazo. Los paseos deben ser como mínimo de 30 minutos y la intensidad en este tipo de ejercicio, debe ser alta. Sólo así conseguiremos subir las pulsaciones a un nivel adecuado para que sea considerado deporte. Así activas la circulación sanguínea, eliminas calorías, fortaleces los músculos de las piernas y te oxigenas. Todo ventajas. El calzado a utilizar dese ser cómodo, nada de tacón, y un chándal holgado y a caminar a buen ritmo pero sin fatigarse.

Así activas la circulación sanguínea, eliminas calorías, fortaleces los músculos de las piernas y te oxigenas. Todo ventajas.

¿Qué deportes evitar?

Hay muchos deportes que se deben evitar durante el embarazo, pero como todo, hay mujeres a las que no les hará ningún mal.

Debemos evitar deportes de riesgo como la escalada, el esquí o incluso el submarinismo. Otros deportes a evitar son aquellos con los que sufrimos golpes, como el montar a caballo. Cualquier golpe en el vientre puede provocar un aborto espontáneo, por lo que se debe tener mucho cuidado.

El running, que tanto está de moda en la actualidad, es un deporte de impacto también. No se desaconseja realizar este tipo de deporte, pero sí que lo realices de forma suave para evitar impactos fuertes.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra ACEPTAR

Aviso de cookies