Ser una buena matrona sólo depende de ti misma. Hay algo muy negativo en la carrera profesional de una matrona, al menos en España. Esto es algo que se aplica también al ámbito de las enfermeras que se encuentran con la misma situación. Nos encontramos ante dos profesiones en la que los méritos propios no se tienen en cuenta a la hora de conseguir un trabajo, mantenerlo o incluso escalar en él. La conclusión de todo esto es que ser una buena matrona o enfermera es casi lo mismo que ser mala en tu trabajo, o más que mala, queda mejor decir «ser un poco pasota y simplemente cumplir en tu trabajo».

Carrera profesional que mira tiempo y no méritos

Mucha gente dirá…pero si tenéis una carrera profesional y tienen toda la razón. Esta carrera profesional mira el tiempo trabajado en un servicio para subir tu nivel. Ser una buena matrona o no lo ser no tiene cabida en la carrera profesional que existe en España.

Una matrona o una enfermera con una oposición aprobada y plaza fija ya puede «liarla» en el trabajo para que lo llegue a perder algún día. He conocido casos de meses sin empleo y sueldo e incluso juicios entre trabajadores y centros pero al final se imponen sanciones (en caso de salir culpables) y acaban volviendo a su puesto de trabajo un tiempo después.

Estos casos eran de una gravedad bastante grande, que en una empresa privada hubiera sido imposible llegar ni siquiera a una situación parecida. Pero es lo que tienen las plazas de oposiciones, que es realmente complicado quedarte sin ella.

Una matrona o enfermera sin plaza puede luchar también por su carrera profesional, pero de momento es difícil que te lo reconozcan. No sucede así con los trienios que desde hace unos años, con el apoyo de los sindicatos, te lo reconocen al presentar todos los méritos que simplemente son años de trabajo.

Personas que me he encontrado

Con esto no quiero decir que las profesionales con plaza fija pierden interés en su formación y desarrollo. Me he encontrado verdaderas profesionales con plaza fija con verdadera vocación por la maternidad que no dejan de formarse y aprender cosas nuevas para poder aplicarlas en su día a día. También muchas matronas, con poca formación y mucha experiencia laboral que siguen haciendo las cosas como las hacían hace 20 años porque «siempre se han hecho así».

Del mismo modo, me he encontrado gente sin plaza con pocas ganas por desarrollarse profesionalmente, no se si por falta de un «reconocimiento de méritos» o por dejadez y otras, sobre todo las más jóvenes que llegan con ganas de cambiar las cosas siguiendo las recomendaciones de la OMS (totalmente contrarias a las prácticas de algunos hospitales).

Lucha por ser mejor trabajador

Da igual si tienes tu plaza fija o no la tienes. Lo importante es seguir desarrollándose como persona y como profesional, aprendiendo las nuevas técnicas que salen. Siguiendo las recomendaciones de lo organismos oficiales y dejar el trabajo de siempre, simplemente porque siempre se ha hecho así, aunque esté mal.

Sabemos que entrar en un hospital y cambiar su modus operandi es complicado pero si todas ponemos nuestro granito de arena, poco a poco lo iremos consiguiendo. Ya hablamos de esto en la entrada del parto respetado.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, revise nuestra política de privacidad y aviso legal

. ACEPTAR
Aviso de cookies