El parto es el momento culmen de todo el proceso del embarazo y pasado el tercer trimestre de este el el cual el feto que hemos estado criando dentro de nosotras durante nueve meses llega a su fin. Pero este último paso puede resultar bastante largo, por lo que es conveniente hablar de los estados del parto para tener un mayor conocimiento de este.

Primera etapa – Dilatación

Este es el primero de los estados del parto, pero a su vez se divide en dos fases más pequeñas. La primera de ellas es la fase latente que se caracteriza porque es la etapa en la que se realiza el borrado del cuello uterino y finaliza cuando la dilatación es de 2 cm. La duración de esta fase ronda las 5-8 horas dependiendo del número de partos previos.

El segundo y último de los estados del parto dentro de esta fase de dilatación es la activa que abarca desde que se ha borrado el cuello del útero hasta la dilatación total que se estima en 10 cm. La duración de esta fase puede durar de 6 a 8 horas dependiendo del número de partos al igual que sucedía en la anterior fase.

Durante la dilatación puede ser habitual que la matrona realice tractos vaginales para saber el estado del cuello del útero, la posición del feto, la longitud cervical, la dilatación del cuello aproximada, el estado de la bolsa y el grado de descenso del bebé, guiado por los planos de Hodge. Se trata de una maniobra complicada que no debe realizarse por nadie que no tenga formación en ello pues los daños en la madre y el feto que se pueden realizar son muy importantes o si se cree que se tiene placenta previa.

Segunda etapa – Expulsivo

Una vez la mujer está dilatada de 10 cm llegamos a la etapa del parto conocida como expulsivo. En esta etapa el bebé desciende por el canal del parto a través de la pelvis de la madre hasta que llega la expulsión vaginal del cuerpo de la madre que es el culmen de esta etapa del parto.

Esta etapa puede tener etapas previas cuando la dilatación es completa pero el bebé no ha entrado en el canal del parto y la madre no tiene necesidad de pujos que es lo que hace que el bebé vaya saliendo poco a poco. Estas etapas del parto previas al expulsivo son momentos para poner en práctica las técnicas de relajación y respiración aprendidas en los cursos de preparación, favoreciendo la posición para que el bebé consiga encajarse y que comience el descenso.

Una vez la mujer tiene ganas de empujar es síntoma de que el bebé ya está en el canal del parto. La forma más recomendable es empujar con cada contracción uterina, favoreciendo la salida del bebé. No se puede hablar de tiempo en esta última fase del expulsivo ya que depende mucho de la mujer y de la posición fetal. Pero se estima que entre 30 minutos y dos horas, que es el tiempo máximo que se suele recomendar para esta etapa, ya que es la que más sufrimiento fetal. Este tiempo aumenta a 3 horas si la mujer tiene puesta la anestesia epidural.

En esta segunda etapa del expulsivo comienza la pérdida de sangre y la sensación de la presión ejercida por el bebé en el recto hace que entren ganas de defecar, por eso en algunos hospitales siguen dando un laxante a las mujeres en la etapa previa de dilatación, aunque por suerte, cada vez se usa menos.

Tercera etapa – Alumbramiento

Este es el tercero y último de los estados del parto que comprende desde la expulsión del bebé hasta la expulsión de la placenta y sus membranas. Para esta última fase se suele ampliar la dosis de oxitocina para favorecer la expulsión.

Lo normal es que después del nacimiento del bebé la mujer tenga unos minutos de descanso antes de comenzar de nuevo con las contracciones para el alumbramiento, aunque hay veces que no pasan más que segundos entre parto y alumbramiento. El alumbramiento puede hacerse de dos modos diferentes.

De manera expectante en la que se espera alguno de los tres síntomas claros de que se ha separado la placenta que son:

  • La parte visible del cordón umbilical aumenta, lo que indica que ya está saliendo.
  • Hay de nuevo sangrado vagnal
  • Cambia el fondo uterino aumentando su elevación.

Una vez avistados algunos de esto síntomas se tracciona el cordón umbilical de manera suave hasta que la placenta sale por la vagina evitando que se rompa el cordón. Este método es muy utilizado en los partos en casa al tratarse de partos vaginales sin casi intervención por parte de la matrona.

Si pasados 30 minutos desde el momento del parto, no se observa ninguno de estos síntomas hay que recurrir al manejo activo en el que se introduce oxitocina en el cuerpo de la mujer para favorecer las contracciones. Este tipo de manejo reduce el riesgo de hemorragias lo que significa que la probabilidad de anemia postparto o necesidad de transfusión sanguínea sean menores a la vez que reduce el tiempo de alumbramiento.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, revise nuestra política de privacidad y aviso legal

. ACEPTAR
Aviso de cookies