Suplementos alimenticios para un embarazo saludable y anemia

suplementos embarazo

Si estás embarazada y has visitado a tu médico de cabecera o a tu matrona, te habrán recomendado el uso de suplementos alimenticios durante este periodo ya que las necesidades del cuerpo pasan a ser mucho más altas y este tipo de suplementos favorecen el correcto desarrollo del feto.

Uno de los suplementos alimenticios que nos recetan en la primera visita a nuestro médico de cabecera, ginecólogo o matrona nada más enterarnos de nuestro embarazo es el suplemento a base de Yodo y más concretamente de yoduro potásico ya que las necesidades de las mujeres embarazadas y lactantes aumenta la necesidad de este componente en 200mg al día. El ácido fólico es otro de los elementos fundamentas en las embarazadas.

Lo que muchas veces no sabemos es que estos elementos, junto a otros tan importantes como la melatonina o la vitamina D son muy beneficiosos a la hora de la concepción y es algo tan simple como el hecho de comenzar a tomar algunos suplementos alimenticios como seidivid ferty 4 o ovosicare que ayuda en la producción de ovocitos.

El hierro es otro de los elementos fundamentales durante el embarazo por eso algunas mujeres sufren de anemia temporal durante el embarazo.

La anemia en el embarazo

Aunque la anemia en el embarazo temprano es un caso atípico, no deja de estar presente en algunas situaciones en particular. Si estás embarazada y comienzas a sentir un caso de excesiva fatiga, no dudes en mencionarlo a tu ginecólogo o tu matrona quien se encargará de realizar un diagnóstico certero para prescribir un tratamiento adecuado a tu situación.

Para comprender sobre la anemia en el embarazo hay que mencionar que es hasta la vigésima semana de gestación cuando el volumen de sangre de la mujer embarazada se ha incrementado de forma dramática, esto sucede porque la cantidad de hierro necesario para la producción de glóbulos rojos aumenta, un nivel bajo de hemoglobina durante el embarazo es lo que causa la anemia.

La anemia en el embarazo puede ser causada por varios factores como la ingesta insuficiente de ácido fólico en la dieta de la mujer, la deficiencia de dicho ácido fólico, el sangrado gastrointestinal o hemorragia, como la causada por las hemorroides. Incluso si se están consumiendo cantidades aceptables tanto de ácido fólico como de hierro, es posible que la cantidad termine por ser deficiente, esto se debe a los cambios fisiológicos del cuerpo de la mujer durante el embarazo, como el proceso de digestión por ejemplo.
La anemia leve no es alarmante durante el embarazo, sin embargo, puede empeorar con los meses debido a la pérdida de hierro que va sufriendo el cuerpo de la mujer. Para identificarla, en primer lugar como síntomas de anemia se tienen a la fatiga, desmayos, mareos o el latido rápido o irregular del corazón, lo que va acompañado de una gran palidez, estos males se presentan porque el oxígeno suministrado a la sangre ha disminuido.

Para hacerle frente a la anemia durante el embarazo, es recomendable en primer lugar que se le diagnostique como tal, inmediatamente se superará la carencia de hierro, el hierro forma parte de la hemoglobina, que es la que proporciona la buena oxigenación de los tejidos. Así que si comes alimentos como carne, huevos, pescados, lentejas y frutos frescos, todos ricos en hierro te ayudará a prevenir la anemia, y si ya se presentó, entonces te ayudará a tratarla. En algunos casos, tu médico podría recetarte suplementos. Pero siempre es necesario diagnosticar que el cuadro se trata de una anemia.

Y como en todos los cuadros clínicos y de salud, la prevención es lo más importante, para evitar la anemia, es básico comer hierro. Algunos alimentos son particularmente ricos en hierro, puedes comer carne roja, mariscos, frutos secos, verduras verdes, legumbres, así como el chocolate negro. Cabe señalar que la vitamina C es la que ayuda al cuerpo a absorber el hierro de los alimentos, por eso los alimentos ricos en vitamina C también son recomendables.

Finalmente, es conveniente saber que el consumo excesivo de café o de té puede alterar la absorción del hierro en el cuerpo, por eso es recomendable sustituirlo por jugos de frutas naturales.

¿Quieres dejarnos algún comentario?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Acerca de la página

Este proyecto surgió como una manera de ocupar el tiempo libre y escribir sobre algo que me encanta. Así sigue y lo intento mejorar con vuestra ayuda día a día, incluyendo nuevas secciones o escribiendo sobre las dudas que nos escribís por privado.

Últimas entradas

¿Aún no te has suscrito a nuestro boletín?

Carrito de compra