Clases de preparación al parto – ¿Son recomendables?

clases de preparación al parto

Las clases de preparación al parto están especialmente indicadas para todas las madres primerizas pero son recomendables para todas las embarazadas, ya que será en las clases donde te prepararán tanto fí­sica como mentalmente para el momento del parto. Podemos aconsejarte en la preparación del parto, en caso de querer optar por un parto vaginal. Pero estos consejos servirán de poco (o nada) si no se practican a partir de la semana 36, un par de veces a la semana ya que, aunque se trata de un proceso natural y fisiológico, los cambios que experimenta nuestro cuerpo durante el embarazo, hace que sea difícil profundizar en posturas y respiraciones que no forman parte de nuestra vida diaria.

Estos cursos son impartidos tanto por las matronas de las Seguridad Social como por matronas u otros profesionales sanitarios de forma privada, aunque desde www.matronas.org fomentamos las clases impartidas por profesionales de nuestro sector.

Las clases de preparación al parto te enseñarán a afrontar ese momento tan especial, para ello te enseñarán como conocer tu mente y tu cuerpo de manera mucho más profunda a través de técnicas y ejercicios para fortalecer los músculos que tendrás que utilizar durante el expulsivo como los músculos del suelo pélvico.

Otra de las cosas importantes que te enseñarán en los cursos de preparto son técnicas de respiración y relajación que ayudan a mitigar el dolor del parto.

Lo bueno de las clases de preparación del parto es que se trata de cursos grupales donde podrás coincidir con otras madres con las mismas dudas y miedos que tú, por lo que se harán preguntas a la matrona que a veces nunca te habrí­as planteado y que seguro te sirven tanto para el momento del parto como para el postparto y la lactancia.

En caso de querer anestesia epidural, las clases de preparación del parto son igual de importantes, como comentan en esta entrada nuestras compañeras de www.llamaalacomadronas.es

Antecedentes

Durante el proceso del parto, el objetivo principal de la mamá es mantener toda la energí­a posible sin malgastarla y dotar al bebé de la mayor cantidad de oxí­geno para facilitarle el nacimiento.

La primera recomendación de todas, es tener claro, en la semana 36, cual será el centro donde se quiere dar a luz, cerrar una mochila con lo necesario para pasar 3-4 dí­as y preparar todo el historial clí­nico del embarazo en una carpeta para llevarlo cuando llegue el momento. No hace falta salir de casa con todo esto a cuestas todos los dí­as, pero sí­ tenerlo preparado y localizado para no tener que perder el tiempo cuando llegue la hora.

Como ya sabrás, lo más normal es que el bebé llegue entre la semana 37 y la semana 41 y es a partir de la semana 36 cuando tu cuerpo empieza a prepararse para el ansiado momento. Notarás mucho más cansancio fí­sicamente, que se te hinchan las piernas, que tus movimientos son mucho más limitados y que a pesar del cansancio, te cuesta conciliar el sueño y dormir seguido. Empezarás a sentir contracciones esporádicas e incluso puedes expulsar mucosa teñida de sangre.

El bebé debe seguir moviéndose durante este tiempo a pesar del poco espacio que tiene, lo que puede provocar algo de dolor a causa de sus movimientos.

Podemos afirmar que el parto está comenzando cuando sufres 2-3 contracciones en menos de 10 minutos, al menos durante una hora seguida, siendo entonces el momento de acudir al centro escogido para dar a luz. Es importante no acudir antes a no ser que notes alguna anomalí­a, ya que después de explorarte, te mandarán para casa de nuevo y la espera será más larga si cabe. Durante esa hora es momento de relajarse en casa, con tu pareja o acompañante y llevar a cabo las técnicas aprendidas durante las sesiones de preparación del parto.

Otra opción es lo que coloquialmente se llama “haber roto aguas” y no es como las pelí­culas lo presentan que encharcas el suelo, puedes haber roto la bolsa mojando muy poquito la braguita. Para comprobarlo, si te notas la braguita o compresa húmeda, cámbiala y si en un rato vuelve a estarlo, lo mejor es que acudas a un centro sanitario para comprobarlo, ya que, aunque el parto no ha comenzado, es importante seguir unas pautas en caso de haber roto la bolsa.

Lo más importante de todo es que no tengas miedo, es un proceso natural, doloroso, y que puede tener algunas complicaciones, pero no es lo normal por lo que debes intentar afrontarlo de la manera más natural posible.

Surgen muchos grupos de amigas en las clases de preparación al parto

Este tipo de clases también cuentan con una parte teórica en las que tu matrona te enseñará entre otras cosas:

  • Cómo reconocer cuándo se está de parto
  • En qué consiste la anestesia epidural y otros diferentes tipos de anestesia o analgesia utilizados
  • En qué momento debes ir al hospital
  • Las fases del parto y qué ocurre en cada una de ellas
  • Qué tipo de parto puedo escoger
  • Recomendaciones con elección de hospital según tus ideas del parto
  • Donación de células madre del cordón
  • Cuidados del recién nacido
  • Pujos y respiraciones en el parto
  • Lactancia

En este ví­deo podrás encontrar consejos que te vendrán muy bien para la preparación del parto.

Existen también clases de postparto que te ayudarán en la crianza del recién nacido, siempre con las recomendaciones de tu matrona y los consejos personales del resto de mujeres del grupo.

¿Quieres dejarnos algún comentario?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Acerca de la página

Este proyecto surgió como una manera de ocupar el tiempo libre y escribir sobre algo que me encanta. Así sigue y lo intento mejorar con vuestra ayuda día a día, incluyendo nuevas secciones o escribiendo sobre las dudas que nos escribís por privado.

Últimas entradas

¿Aún no te has suscrito a nuestro boletín?

Carrito de compra